La economía de las personas en tiempos de crisis



Los tiempos de crisis son momentos de cambio y de oportunidades a nuevas alternativas. A raíz de la importante crisis financiera han surgido muchas alternativas económicas que tienen su base en una economía colaborativa, que aborda problemas sociales y ambientales y se centra en las personas. Estas iniciativas, aunque bastante desconocidas por la mayor parte de la sociedad, cada vez van adquiriendo más fuerza entre los grupos y comunidades que persiguen objetivos sociales concretos. Entre las iniciativas más conocidas están las monedas sociales y los bancos del tiempo.


Monedas sociales


Las monedas sociales, conocidas también como monedas locales o alternativas, son una herramienta que facilita el intercambio de productos, servicios, habilidades o conocimientos. Es dinero que se crea, independientemente de la moneda de curso legal, y que se utiliza para pagar por esos intercambios. El valor de una moneda social depende de sus características y de los acuerdos a los que haya llegado la comunidad que la ha creado. Bernard Lietaer, la define como “Un acuerdo dentro de una comunidad de usar algo como medio de intercambio”

Las ventajas de esta alternativa económica son numerosas ya que se favorece una economía local, incentivando el consumo de productos locales y optimizando los recursos de la zona; además, se fomenta la participación ciudadana y la unión entre el vecindario. Sus detractores indican como inconvenientes que al ser una moneda local, sólo puede usarse en una zona determinada y con espacio muy limitado. Esto implica una limitación en el número de personas usuarias, pero esto no debe ser negativo, puesto que de esta forma no tiene sentido su acumulación porque sí, ni la especulación, evitando la creación de burbujas económicas.




El tiempo como forma de pago: Bancos del tiempo


En nuestro contexto diario, miles de personas compartimos espacio, a menudo sin llegar a conocernos, sin saber que existen personas cercanas que pueden y las que podemos ayudar a satisfacer necesidades e inquietudes. Un banco del tiempo es un tipo de moneda social particular en el que las personas de un grupo pueden intercambiar habilidades sin utilizar el dinero, sino empleando el tiempo. Únicamente se contabilizan las horas de servicio prestado y recibido. El objetivo de los bancos del tiempo es ofrecer un sistema de intercambio de saberes, favores y habilidades entre las personas usuarias del mismo en el que la unidad de intercambio no sea el dinero, sino el tiempo, generando de esta forma espacios de economía no monetaria y solidaria.

Los bancos del tiempo están abiertos a todas las personas interesadas en la iniciativa. Aunque entendemos, por las propias características de un Banco del Tiempo, que la cercanía y confianza entre usuarios/as son básicas, siendo recomendable personas del entorno próximo. Las ventajas que aporta son numerosas. Es una herramienta muy útil para estrechar lazos y redes dentro del entorno cotidiano, en nuestro día a día. Se rompen jerarquía, tu hora tiene el mismo valor que el mío, independientemente del valor social o monetario que habitualmente se le atribuye a esa actividad o servicio. Es una herramienta para el aprendizaje colectivo, no sólo a nivel conceptual, sino a nivel personal. Las personas que participan en bancos del tiempo aumentan en autoestima, todas las personas tenemos muchas cosas que podemos ofrecer y hasta que no nos paramos a pensar no nos damos cuenta de todas las habilidades y conocimientos que pueden ser muy útiles para otras personas.
 




Educadora socioambiental




Referencias:
http://enpositivo.com/2015/08/el-proposito-de-una-economia-mas-humana/
http://www.deotramanera.co/ayudar/economicamente-dinero/monedas-sociales-que-son-como-funcionan
http://www.vivirsinempleo.org/


Imágenes:
https://pixabay.com

¡Comparte este artículo!
Etiquetas: , , ,

Redes Sociales

Puedes encontrarnos en: