Desigualdad de género y educación ambiental.



Recientemente hemos organizado, en el marco del Plan Andaluz de Formación Ambiental, el curso Estrategias de Educación Ambiental con perspectiva de género. Un curso de tres días de duración donde, entre otros objetivos, hemos trabajado para descubrir las conexiones existentes entre desarrollo sostenible y perspectiva de género; y como la educación ambiental puede ayudar a promover la igualdad entre las personas.

En una de las ponencias hemos debatido como las mujeres suelen ser más vulnerables a los problemas ambientales a causa de la desigualdad de género. Esto se debe a que las mujeres tienen mayor dificultad para mejorar su estatus profesional, social y económico.

Son varias las causas de esta desigualdad, como por ejemplo la falta de derechos básicos, como la educación o el desarrollo profesional, la doble carga de trabajo de las mujeres o la invisibilidad que muchas veces padecen. Pero en este artículo nos queremos centrar en otra causa: tradicionalmente ocupan los espacios interiores.

Tradicionalmente las mujeres han ocupado los espacios interiores destinados al cuidado del hogar y los hijos; mientras que los hombres ocupan los exteriores, destinados al empleo, el ocio y la sociabilización. Al ser el espacio vital el hogar sus necesidades quedan invisibles al resto de la población, por ejemplo sus necesidades de movilidad.

Existen varias investigaciones sobre género y movilidad, realizadas en países como Alemania, España, Italia, Estados Unidos. A pesar de las diferencias entre un país y otro, las conclusiones determinan que hay diferencias significativas en el uso y necesidades que hombres y mujeres tienen con respecto a la movilidad:

Los hombres usan más el vehículo privado, las mujeres más el transporte público.
Entre otros motivos, esto se debe a que son económicamente más débiles que los hombres.
Apostar por un modelo de movilidad más sostenible es apostar al mismo tiempo por el desarrollo sostenible y por la igualdad de género. El modelo de movilidad determinará si las mujeres (pero también personas mayores o menores) podrán acceder al trabajo, a comprar, a la vida cultural. Si una ciudad quiere integrar a todos los sectores debe apostar por el transporte público, y no sólo motorizado, sino también andando o en bicicleta.




Ellas viajan por más motivos diferenciados que ellos.
Mientras que los hombres viajan principalmente por empleo y ocio. Las mujeres también lo hacen por compras, acompañamiento de personas dependientes o gestiones administrativas.

Doble carga de trabajo: la mujer sigue siendo, en su mayoría, el sector que debe compaginar el cuidado de la familia con el trabajo.

La mujer trabaja en el ámbito privado y en el público. No existen servicios urbanos e infraestructuras que contribuyan a reducir la doble carga de trabajo. Esto produce que en muchas ocasiones las mujeres abandonen su carrera profesional. ¿Y qué tiene que ver el urbanismo en ello?
Pongamos un ejemplo: una mujer que deja a sus hijos en la guardería a las 8:30 y entra a trabajar a las 9, pero cuando llega no hay aparcamiento ¿Sería bueno tener aparcamiento reservados para madres (y padres) en las puertas del trabajo, así como existen para personas con movilidad reducida? Resultado: muchas mujeres toman reducción de jornada.

Restricciones temporales y horarias del transporte público.

Aunque son las mujeres quienes más usan el transporte público, los horarios de éste están pensados para los desplazamientos propios de los hombres. O sea, para las horas de mayor pico en el trabajo.
Por ejemplo, el refuerzo en el transporte público se hace a primera hora, pero muchas mujeres han de cogerlo a partir de las 9 o las 10 porque han de compaginar trabajo y cuidado familiar. Otro ejemplo sería el tipo de trabajo donde predominan las mujeres, como la limpieza, que tienen horarios de entrada y salida muy complejos, a altas horas de la noche o de madrugada. Los horarios de los transportes públicos están pensados para los empleos a tiempo completo.

Inseguridad en el transporte público o falta de comodidad y ergonomía.

Las mujeres no tienen la estatura media de un hombre. En el autobús, yo no llegaba a la barra superior. Otro problema es si vas con un carrito de bebé o una silla de ruedas.



Educadora socioambiental

¡Comparte este artículo!
Etiquetas: , , , ,

Redes Sociales

Puedes encontrarnos en: